Los anabaptistas de Münster

Los anabaptistas fueron una secta que siguieron la práctica de no bautizar a los niños hasta que se hallasen en condiciones de saber si querían seguir los asuntos de fe. Los adultos que se adherían a esta secta eran bautizados de nuevo y por eso fueron llamados rebautizantes.

Sus doctrinas bebieron de las fuentes de los Taboritas, hussitas y valdenses y eran de creencias muy místicas y pacíficas. Defendieron la necesidad de volver a la sencillez de los primeros cristianos y criticaban el ansia de riqueza de los luteranos y católicos.

En 1531 Bernardo de Rothmann se lanzó una predicación más violenta y agresiva en Münster y alentó a sus seguidores a la violencia. Consiguieron echar de la ciudad al obispo católico conde de Waldeck y Rothmann tomó el título de magistrado de la ciudad mientras que los que no aceptaron el bautismo fueron arrojados de ella y tachados de impuros.

Los anabaptistas impusieron una especie de cooperativismo o comuna que obligaba a todos los ciudadanos a entregar sus bienes. Hacían las comidas en común y practicaban la poligamia. Sus prácticas religiosas constituían en ciertos ejercicios místicos, en el canto de los salmos y en escuchar a los predicadores.

Los que no se sometían a sus órdenes y los enemigos tomados prisioneros eran sometidos a horribles suplicios. Esta doctrina fue muy bien acogida entre gentes originarias de Holanda que se distinguieron por su radicalismo y llegaron a tomar el poder. Münster fue cercada muriendo Mathys, uno de sus dirigentes, quien fue sustituido por Leyden. La expedición de socorro mandada desde Amsterdam, fracasó y la ciudad cayó el 24 de junio de 1535. Los mandatarios de la ciudad murieron tras sufrir tortura.

Este movimiento se extinguió porque fue combatido tanto por católicos como por protestantes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *